Recientemente me he sumado a una partida de Mediterraneo Sangriento que está a punto de comenzar. No se si a alguien le suena, se trata de un juego de estrategia por email (normalmente apoyado en un foro para poner en común reglas, comercio, diplomacia y esas cosas) ambientado en la época clásica de las culturas que vivían, luchaban y morían alrededor del mediterraneo. No representa fielmente una época sino que mezcla con cierta libertad multitud de naciones que no tuvieron que coexistir necesariamente en el mundo real. No voy a hacer un artículo detallado sobre este juego porque no es el caso, solo quería mencionarlo ya que la entrada en esta partida me ha despertado viejos recuerdos.

Hace bastantes años ya cuando estaba comenzando en el rol por foro a causa de que me había desenganchado un poco de la forma tradicional de juego di con una partida de La Leyenda de los Cinco Anillos llamada Kyuden Tora que acabaría siendo mi primera experiencia en este campo. No se trataba de una partida como las que tenía costumbre de jugar sino que representaba una corte de invierno en la fortaleza de un clan menor creado para dicha partida. Este tipo de cortes de invierno foreras proliferaron muchisimo, ya que eran una forma sencilla de permitir un roleo bastante libre en un foro sin necesidad de recurrir a tiradas o directores de juego siempre presentes y que encajaba muy bien a causa del trasfondo de dichos eventos con las posibilidades de un foro.

El caso es que llegué alli a través de algo no muy rolero, se trataba de una partida de estrategia similar a lo que yo conocía -Mediterraneo Sangriento- pero ambientado en Rokugan. Esto se llamaba el Desafío del Daimyo y no tuve ocasión de jugar, no había plazas y no se como evolucionó pero creo que no funcionó lo bastante como para hacer más “partidas” al menos mientras yo estuve en contacto con dicha web. El caso es que desde el principio la idea me resultó muy atractiva, Rokugan se prestaba mucho a un juego de estrategia (cosa que no se le escapaba a nadie, pero no han sabido sacarle verdadero provecho comercial aún y no llevan buen camino) y la idea me sedujo en aquel momento y para siempre.

Hace tres o cuatro años un amigo me comentó otro proyecto similar, Conquista Rokugan, que estaba en una fase bastante avanzada de desarrollo cuando la conocimos, partía de un par de intentos previos donde se esbozaron las reglas y ahora parecía todo bastante firme. Este proyecto mezclaba estrategia y rol en buena medida y aunque yo no conseguí (de nuevo) plaza en la partida mi amigo lo hizo y estuvo roleando un poco con la que sería su familia pero aquello no llegó a arrancar del todo a pesar de los muchos esfuerzos y trabajo puesto en ello.

Al entrar en esta partida de Mediterraneo Sangriento todo esto me vino a la cabeza y eché un vistazo por la red encontrandome que todas estas iniciativas nunca acabaron de llegar a buen puerto, descubriendo que Conquista Rokugan lleva mucho tiempo parado y sin visos de reactivarse, con una gran decepción por mi parte ya que el proyecto tenía buen aspecto y como digo, mucho trabajo en la parte no visible del proyecto.

Muchas veces he pensado en tratar de organizar una partida así entre amigos, pero la verdad, la idea de desarrollar unas reglas interesantes y eficientes de comercio, diplomacia, guerra y desarrollo de civilización se me hacía inmesamente cuesta arriba y acababa por dejarlo apartado en el cajón de los proyectos que nunca llevaré a cabo. Ciertamente el proyecto me sigue pareciendo apetecible pero denso, y aunque hay algo de material sobre el que trabajar eso no lo hace más sencillo, el material disponible solo demuestra que la tarea es enorme y compleja. No me gusta dejar proyectos a mi espalda como muestra de fracaso, sobre todo algunos de ellos a los que les tengo muchas ganas pero últimamente con mi atasco rolero en la cabeza me estoy planteando dedicar mi tiempo libre a este proyecto de juego de estrategia para intentar desbloquear mi obturada linea de pensamiento, engrasar un poco mi capacidad creativa y probar a ejecutar, cuando las reglas estén lo bastante desarrolladas, una partida de prueba mediante mi sitio web, dandole algo de vidilla.

No es más que una idea un poco alocada, pero tras meterme algunos libros en la cabeza y volver a escribir un poco mis ganas de trabajar estan regresando aunque aún ando algo decepcionado en mi vertiente rolera.