Personaje diseñado para una partida ambientada en un Starcraft-no-canónico (que conste) por Nixhy, repartidora oficial de piruletas en forma de corazón. Sistema Star Wars d20 con modificaciones personalizadas.
Para ver más recuerda que se van añadiendo a la sección de Personajes, que puedes ver en el menú.

Nombre: Sam Rock

Apodo/le llaman: “El Carnicero”

Edad/Fecha nacimiento: 23 a final de año cumplirá 24 / 31  Diciembre

Color ojos/pelo: sus ojos son verdes oscuros, ligeramente almendrados-rasgados. Tiene el pelo liso, y últimamente negro y largo

Rasgos distintivos: un pequeño lunar junto a la boca.

Tatoos: unas alas en los tobillos, escudo de su unidad en el brazo.

Descripción:
Atlética, de altura media, músculos definidos de quien hace un ejercicio continuo.  Manos pequeñas de dedos finos, cuerpo de curvas suaves y proporcionadas, quizás de cadera algo ancha. Cara ovalada, nariz pequeña y labio inferior ligeramente  mas carnoso. De ligeros rasgos asiáticos. Suele cambiar de estilo de peinado y color, últimamente lo lleva largo y negro, aunque cuando trabajo  lo mantiene recogido, sin ningún mechón que le caiga en la cara y le moleste.

Cabezota, algo idealista y orgullosa, amiga sincera de sus amigos y leal con quien cree merecerlo. Aunque hace excepciones, no suele dar segundas oportunidades a quien no le gusta y mucho menos a quien de algún modo le traiciona.
Es algo maniática respecto al trabajo, le gusta ser la mejor en lo que hace pero cuando no hay trabajo  aparca la seriedad, si es que se ha puesto realmente seria, para relajarse y divertirse, hay que aprovechar los momentos de calma

Forma de hablar y moverse: paso seguro, decidido, quizás algo basto sin llegar a ser demasiado vulgar, tiene cierta elegancia y feminidad cuando se lo propone. Generalmente  directa y seria cuando trabaja, manteniendo esa seguridad y decisión. Su tono de voz no es que destaque ni mucho ni poco pero es agradable, le sabe dar la fuerza o dulzura necesaria para que sin levantar la voz se note cuando amenaza, ordena o calma

Hobbies: coleccionar muestras de plantas y virus, hacerse la sádica loca con los nuevos las primeras veces que la visitan, seguir viva…

ummms..hoy como asustare al nuevo?….

Le gusta: lo chicos duros y malotes, las cicatrices sexys, las armas, la comida picante, la seriedad en el trabajo y una buena juerga al terminarlo. Los bonsais y seguir viva. La cara que ponen cuando descubren que Sam “el carnicero” es una chica amigable (tras el primer susto)

No le gusta: llevar cafés, los zergs, perder un paciente, la comida demasiado dulce,  perder a los dados, los gatos

Manías/Tics: revisar cada noche y cada mañana todo el instrumental y equipo, remover 5 veces a la derecha y una a la izquierda cualquier bebida con la cucharilla. En situaciones muy extremas se tararea una nana, mentalmente, para tranquilizarse y ayudarse a mantener la calma.

Frase : ¡un remiendo y una tirita y listo machote!

Familia: evita hablar del tema, a veces dice que murieron en un ataque Zerg otras que en un accidente.

Amigos: Los de la infancia, el grupo de amigos con los que creció, salio de fiesta, algún rollete y novio, quedaron atrás, no mantiene ningún contacto. Y los compañeros de suplicio de instrucción, en la academia, profesores…muchos están muertos y otros tantos no tienen ningún contacto tras separarse. Quizás con alguno se ha cruzado a lo largo de los años pero casi el único que ha mantenido  cierto contacto ha sido  con su mentor Morgan Jones y por supuesto  con Jeik con el que mantiene una estrecha relación de amistad. Siguen juntos desde la instrucción.
Hoy por hoy  sus amistades están en su mayoría en el Buque Hyperion

En general trata de no encariñarse mucho con nadie, al menos al principio, aunque es inevitable crear lazos de compañerismo y amistad cuando convives y sobrevives en situaciones peligrosas, mas cuando es un tiempo prolongado.

No me des mas trabajo haciendo que te dispare.. alejate de ese bonsai

Historia:
Una gota de sudor frío empezó a resbalar por la frente. Ya había perdido la cuenta del tiempo que estaba esperando y aunque trataba de parecer tranquilo su cuerpo se movía en el sitio inquieto. Miro de reojillo al hombre que lo había acompañado, uno de los que ya llevaba un tiempo allí. El cabrón ni se inmutaba ni se había  movido, ni siquiera parpadeó cuando empezaron a sonar esos ruidos extraños seguidos de los gritos, las suplicas, los chofs y los golpes.

El era un machote, un valiente que se había enfrentado a terribles horrores hasta con las manos desnudas…eso había estado fanfarroneando al firmar como eventual…. Sabia luchar y no le tenia miedo a nada ni a nadie… había continuado cuando le habían empezado a  contar historias sobre el medico  de la nave, un tal Sam “El carnicero” mientras bebían y piropeaba a aquellas dos mujeres, una morena de pelo largo y  su amiga de cara  adorable.
Durante los siguientes días había escuchado rumores, advertencias, había visto hombres curtidos marchar a la enfermería y volver cambiados. Empezó a preguntarse como de terrible era aquel Sam al que nunca había visto, a  tratar de averiguar quien era  entre aquellos hombres con los que se cruzaba…probablemente exageraban o querían meterle el miedo en el cuerpo pero el…el era un tío curtido…
De repente el silencio se hizo, enarco un poco las dos cejas y dio un respingo cuando el mercenario le puso la mano en el hombro con seriedad antes de dar media vuelta y dejarlo solo ante aquella puerta…Ahora se daba cuenta que tampoco pasaba nadie por allí, que cuando le habían avisado muchos habían mirado hacia otro lado o los habían evitado…
Empezó a sudar mas, no se  oía absolutamente nada 1…2 minutos…era peor que oir los gritos de terror…tragó saliva y de golpe la puerta se abrió con un sonido seco y metálico

Una terrible figura a contraluz emergió entre el extraño y frio humo que salia de la estancia, algo le salpico la cara cuando esa cosa encendió la motosierra, avanzando y riendo maniacamente tras la mascara de cuero…
¡¡¡EL ERA EL SIGUIENTE¡¡¡

Jeik se hizo aun lado del pasillo para no ser atropellado, luego miro al soldado que se descojonaba al otro lado del corredor, asomando por la esquina pero que se cuadró enseguida para hacer un prudente mutis en dirección contraria. Y la ayudante de Sam, la de carita adorable, se metía en la enfermería, entre risitas, a recoger las cosas.
Sam simplemente reía con expresión de victoria mientras apagaba el cacharro que le habían dejado los mecánicos y se quitaba la mascara junto a la puerta, con una bata salpicada de algo rojo..salsa seguramente o pintura….

-“¿Qué?¡- le pregunto con cara de no haber roto un plato en la vida
“……….”-Jeik la miraba en su eterno silencio serio
-“vaah, tampoco me he pasado tanto..los zergs son mas feos..”- apoyando una mano en la cadera y mirando la estela del novato –“y claro que me ayuda esto en mi trabajo, mira, la prueba física la ha pasado, esta en forma…corre bastante rápido….y su corazón esta fuerte”-
“……….”– movió un poco la cabeza mirándola del mismo modo, sin soltar una palabra
-“como que no estaba bien situada?”
“……….”
-“¿y espere demasiado? Que va¡ pero si estaba en el pálido perfecto…”- gesticulo con las manos como si estuviera algo molesta
“……….”– Jeik enarco una ceja de forma tan sutil que no parecía que había echo gesto alguno
-“ =_=U estaá bieen…tu eres el experto en estrategias…no se puede discutir contigo cuado te pones asi…”-
“……….”
-“vaaleee y la risa diabólica fue un pelín sobreinterpretada..”- dio un suspiro y volvió a sonreír -“pero reconoce que ha sido divertido”- con un brillo travieso en los ojos.
“……….”
-“jaja, eres un cachondo”- ampliando la sonrisa, dándole un toque en el brazo con cariño

A lo lejos se escuchaban algunas risas, propiciadas seguramente por el paso del novato pegando gritos….

……………

Llevaba 4 años  como Jefe Medico, nadie le había dicho nada cuando volvió de la misión con la insignia, ni cuando los heridos se recuperaron y estaban todos fuera de peligro, ni cuando pudieron contratar otro medico. Y los que podían decirle que donde iba ella con esas confianzas no tenían la intención de hacerlo.
Se había quedado con el mote “El carnicero” no porque fuera mala  en su trabajo, al contrario, el número de bajas por heridas, enfermedades, muertes en el quirófano, post operatorios y etcs varios había bajado tanto como el de tullidos.
El Carnicero era su predecesor que, a su vez, había heredado el mote de su padre, un carnicero de verdad, de los de tienda a la que ir cuando te apetecía un buen filete, y que, por vueltas que había dado la vida, acabó como medico. Y si bien no ejercía trinchando vacas, cerdos y gallinas lo hacia con los soldados. Por suerte llego ella, que aunque más joven, era mas competente.

Le gustaba la cara que ponían cuando en vez de encontrarse con el supuesto monstruo que habían imaginado que era El Carnicero,(cortesía también de rumores y reputación ganada) o el hombre llamado Sam se encontraban con ella, una joven a la que muchos posiblemente le sacaban un par de cabezas y unos cuantos años. Y que no se amedrentaba con ellos.
Claro que también le gustaba hacer ciertas bromas, aprovechando su estatus de medico, de que tenían que ponerse en sus manos si o si y el miedo y la impresión a ciertas cosas que todo hombre, por curtido que estuviera, prefería evitar.
Era ponerle un poquito de emoción sana, de darle vidilla, a esta vida llena de combates, horrores y fuera de la ley. Nunca era para joder a esos hombres con los que al fin y al cabo trabajaba codo con codo, que se jugaban la vida realmente en cada misión y trabajo, y a los que trataba de mantener con vida y sanos a toda costa.

Desde  joven había mostrado aptitudes para curar, pero no fue hasta que entro en el ejército, aun sin cumplir los 14 años, que se vio realmente y empezó a explotar esa facilidad que tenia para cerrar heridas, cortar hemorragias y poner tiritas y remiendos en general.
La impulsividad de la adolescencia, el idealismo, la ingenuidad de la juventud y el primer amor la llevo lejos de su hogar para alistarse. Y aunque en la instrucción despertó un poco de esa burbuja, cabezota que era siguió adelante. Se  había propuesto ser soldado y lo haría. Fuera había todo un espacio que explorar y lo vería además de poder ayudar.
Fue allí donde conoció a Jeik y aun había días que se sentaban en la cantina mano a mano y hablaban de aquellos tiempos…bueno a la única que se le solía oír era a ella, que charraba por los dos. Empezaron juntos y seguían juntos y ninguno cambiaría eso por nada.

El Hiperion se había convertido en su casa, su familia, alguna vez le había entrado morriña de su verdadera familia, de los que no hablaba nada, como mucho un cortante “murieron”, algo realmente habitual. Quien mas quien menos habia perdido un familiar, una esposa, un hijo, unos padres, un hogar…. Todos guardaban sus fantasmas y tenían historias tristes llenas de desgracias que contar, incluso el Capitán que a veces solo parecía salir de su depresión para luchar. Le dolía verlo así, cada vez mas hundido, mas descuidado con su aspecto  con todo.. la desaparición de Irina, a la que casi habían criado ellos, tampoco le ayudo mucho.. a ella tampoco pero había que asumir que a veces no podían hacer nada mas por alguien, solo rezar que los que desaparecían, los que no volvían a la nave estuvieran bien o que hubieran muerto rápido…

Aunque al principio intentaba no encariñarse con nadie o al menos trataba de no mostrar demasiado afecto, no le costaba hacerse con la gente. Amistades no le faltaban y amantes para momentos de estar con alguien de forma mas intima tampoco. Pero por una o por otra no con demasiada fortuna pues nunca llegaban a una relación realmente seria porque uno u otro o los dos no querían, por la guerra, por diferentes destinos…por muerte…y es que no se enamoraba de los que se quedaban precisamente en retaguardia…
Tampoco es que hubiera muchos momentos ni se planteara la opción “formar familia”. Eran fugitivos, estaban en guerra, cada día podía ser el ultimo. A duras penas se mantenían en la nave¡.
Pero si le dieran la opción de volver al pasado y poder elegir, escogería de nuevo alistarse, entrar en la academia para ser medico militar y  seguir a Reynor, pasando a la clandestinidad, dejando atrás el ejercito y posiblemente, con algo de suerte y saber escalar puestos, una vida mas cómoda

Si en su adiestramiento como recluta y luego como medico había madurado, al salir y encontrarse en una guerra creció y espabilo muchísimo mas rápido. Mar Sara fue duro….Aun  sentía algunas imágenes y recuerdos muy vividos como si fueran recientes, aun había alguna noche que los fantasmas y pesadillas la despertaban….pero seguía viva..seguían vivos y así iba a tratar de mantenerlo…

Características:
Fuerza: 10 (+0)
Destreza: 16 (+3)
Resistencia: 12 (+1)
Inteligencia: 14 (+2)
Sabiduria: 12 (+1) +1
Carsima: 16 (+3)
Suerte: 13 (+2)
Apariencia: 12 (+1)
Salud 96/100

Habilidades: 54 puntos (1-6)
*Conocimiento-Medicina: 6
*Conocimiento-Curar Heridas: 6
*Conocimiento-Biología: 3
*Conocimiento-Botanica: 1
*Informatica: 1
*Observar: 4
*Recabar Información: 4
*Averiguar intenciones: 4
*Diplomacia: 3
*Supervivencia: 4
*Equilibrio: 3
*Saltar: 3
*Nadar: 2
*Sigilo: 2
*Tasación(+2): 1
*Hablar Idiomas –Italiano: 3
*Leer/Escribir Idiomas –Italiano 3
*Hablar Idioma – Japones: 1
Idioma de base Bien – Ingles (idioma oficial: hablar, leer y escribir)
Idioma de base chapurreado- Aleman

Dotes: 4+1
*Enfasis en Medicina: +3 a la habilidad
*Cirugía: requisito: 4 dotes en medicina
*De Fiar: talante amistoso, +2 Diplomacia y Recabar información
*Esquiva: (requisito: Destreza 13). +1 a la defensa
*Movilidad: (requisito:Destreza 13+Esquiva). Se le da bien esquivar rivales y ataques +4 añade defensa contra ataques de oportunidad en area peligrosa