Primera Norma del Mago
“La gente es estúpida.
Con la debida motivación casi todo el mundo está dispuesto a creer casi cualquier cosa.
Como la gente es estúpida, se cree las mentiras porque quiere creer que son verdades,
o porque teme que puedan ser verdad”
(Las Cajas del Destino, Capítulo 7)
wizard's first rule

Esta norma aparece en este primer libro y deja entrever la brillantez de la novela, como la magia y el mundo de la saga, resultan en algo más pensado y potente que cualquier ambientación sosa y maniquea en la que estamos habituados a movernos con nuestros personajes de rol. No estamos ante un mundo de fantasía vulgar, las historias de la Espada de la Verdad tienen mucho más que ofrecer.

Antes de empezar a reseñar hay que hacer algunas aclaraciones previas. La Primera Norma del Mago es la primera novela de la saga La Espada de la Verdad, de Terry Goodkind pero que no ha sido publicada como tal en español, sino que este libro fue partido en dos por Timun Mas (quién sabe por qué) y por tanto deberíamos hablar de una reseña conjunta de El libro de las sombras contadas y Las cajas del destino (efectivamente, ninguno de los dos lleva el título del libro original).

La sinopsis reza lo siguiente: La apacible vida de Richard Cypher se ve truncada por el brutal asesinato de su padre. ¿Quién querría matar a un simple comerciante que no esconde ningún secreto? ¿O es que tenía alguno? ¿Está su muerte relacionada con el extraño libro que trajo de uno de sus viajes y que hizo aprender de memoria a su hijo Richard? De ser así, éste también corre peligro. La busca del asesino se convierte en una carrera contra el tiempo para salvar todas las tierras conocidas del dominio del mal. Para hallar respuestas, Richard deberá sacar a la luz emociones que ha reprimido durante mucho tiempo y confiar tanto en los viejos amigos como en los nuevos. Pero nadie es quien dice ser, ni siquiera él mismo.

Lo cierto es que esta dice poco del autentico calado y trasfondo del libro que muy pronto se torna en una historia mucho más épica de lo que se intuye aquí, con personajes y un trasfondo muy rico y bastante original en cuanto a la fantasía habitual. Pero no os preocupeis, esta reseña es completamente libre de spoilers, no voy a abordar la trama en sí sino la narrativa y mensajes de fondo de la saga. Lo unico que voy a desvelar es que la historia de Richard está ligada desde las primeras páginas a la de Kahlan, una mujer a la que ayuda a enfrentarse a una cuadrilla de guerreros y por la que siente, inmediatamente, un afecto especial. A pesar de esto que podría parecer un tópico Kahlan no es una damisela en apuros, la saga aunque nos pueda hacer dudar, saca a sus protagonistas femeninas de los roles pasivos clásicos y suelen aparecer como mujeres con una personalidad poderosa, con capacidad de crear su propio destino y en muy pocos casos sometidas a nada o nadie. Aún así el mundo de la Espada de la Verdad es terriblemente crudo y brutal, y por tanto no faltan los abusos hacia las mujeres de aquellos que consideran a estas poco más que carne, pero definitivamente el libro no apoya dicha postura, sus heroínas lo demuestran. La violencia, tortura y el dolor ocupan un papel eminente en la saga, aunque en mi opinión difiere mucho de otra donde sucede lo mismo como es Canción de Hielo y Fuego.

En esta primera novela, tanto de la saga como del autor, podemos dudar de la narrativa y de la psicología de los personajes por algunos detalles… el estilo es un poco brusco y la relación forjada entre Richard y Kahlan resulta un tanto forzada, demasiado rápida, pero si somos capaces de tolerar esta “rareza” encontraremos un mundo apasionante y una historia muy bien hilada. La saga, de hecho, comienza a brillar con mucha más fuerza a partir del segundo libro La piedra de las lagrimas (en español La piedra de las lagrimas y La amenaza del Custodio) donde los personajes se delinean con mucha más precisión, donde las relaciones se tejen con más habilidad y todo cobra fuerza y sentido resultando mucho más consistente a cada libro que devoramos. Y creedme, se devoran a toda velocidad.

Personalmente me sorprendió conocer el dato de que Goodkind es disléxico, quizás eso explique en parte ese estilo disonante, extraño, que transmite este primer libro, que como he señalado es además su primera novela. Estos dos elementos hacen de este el libro más flojo de la saga pero que sienta las bases de un universo digno de atención. En este encontraremos villanos y héroes más grises, la contraposición del mal muchas veces no es tal, y los protagonistas cometen actos de violencia y crueldad que sorprenderían en otros libros puestos en manos de los protagonistas. La filosofía de Richard tiene mucho que ver, seguramente, con que Goodkind sea un defensor del enfoque de Ayn Rand del objetivismo, llevando esta actitud y visión a sus novelas. Iba a citar a la wikipedia para explicar que es el objetivismo pero su versión en español difiere de la original en inglés así que os pongo ambas para que juzgueis.

Extraido de la wikipedia en inglés.

Objectivism’s central tenets are that reality exists independent of consciousness, that human beings have direct contact with reality through sense perception, that one can attain objective knowledge from perception through the process of conceptformation and inductive logic, that the proper moral purpose of one’s life is the pursuit of one’s own happiness (rational self-interest), that the only social system consistent with this morality is one that displays full respect for individual rights embodied inlaissez-faire capitalism, and that the role of art in human life is to transform humans’ metaphysical ideas by selective reproduction of reality into a physical form—a work of art—that one can comprehend and to which one can respond emotionally.

Mi versión traducida para los mas flojos en inglés, no es perfecta pero os ayudará.

Los principios centrales del objetivismo son que la realidad existe independientemente de la conciencia, que los seres humanos tienen un contacto directo con la realidad a través de la percepción sensorial, que puede alcanzar un conocimiento objetivo de la percepción a través del proceso de formación de conceptos y la lógica inductiva, que el propósito moral adecuada de la propia vida es la búsqueda de la propia felicidad (auto-interés racional), que el único sistema social coherente con esta moralidad es la que muestra pleno respeto por los derechos individuales consagrados en el capitalismo laissez-faire, y que el papel del arte en la vida humana es transformar las ideas metafísicas humanas por la reproducción selectiva de la realidad en una forma física -una obra de arte- que uno puede comprender y al que se puede responder emocionalmente.

La versión de la wikipedia en español que en mi opinión dice cosas algo diferentes.

El objetivismo sostiene que existe una realidad independiente de la mente del ser humano, que éste está en contacto con dicha realidad a través de la percepción de los sentidos y que adquiere conocimiento procesando los datos de dicha percepción por medio de la razón (o la «identificación no-contradictoria»). El objetivismo sostiene que a la realidad (naturaleza de las cosas) solo se le domina obedeciéndola, que el propósito moral de la vida es la búsqueda de la propia felicidad o el «interés propio racional», que el único sistema social acorde con este fin es el capitalismo puro (llamado también capitalismo laissez-faire) y que el rol del arte en la vida humana es la transformación de las ideas metafísicas en una forma física (obra de arte) que se pueda comprender y a la que se pueda responder emocionalmente.

Al margen de examinar el objetivismo en si mismo, diré que las novelas transmiten esta filosofía de fondo. En ciertos libros se hace de forma muy evidente, y como cualquier filosofía hay que tomarla con moderación, con el conocimiento del mundo y la gente que tenemos, conociendo más puntos de vista y disponiendo de la madurez necesaria para no tragar sin más esta o cualquier otra filosofía que nos tiren a la cara pero siendo capaces de poner en duda ciertas cuestiones y aprovechando las oportunidades de examinar a fondo las creencias, no para rebatirlas sino por lo sano que resulta poner a prueba lo que pensamos, para descubrir si es realmente nuestro pensamiento o está inculcado en nosotros de forma externa. Esto puede afianzarlo o cambiarlo, pero ser racional y revisar nuestro pensamiento siempre me ha parecido muy sensato, agarrarse a credos inamovibles me resulta inquietante y peligroso. Aparte de la diversión que proporcionan La Espada de la Verdad me ha dado la oportunidad de pensar muy seriamente en las cosas que creo.

Sin duda es una saga muy recomendable aunque este primer libro no es el mejor de la colección. Actualmente en español hay 24 libros y solo falta una precuela sobre la primera Confesora.

Terry Goodkind - La Espada de la Verdad [Cover TimunMas]

En mi particular escala, este primer libro se lleva, de 1 a 13 se lleva…