En ese día la humanidad recibió un triste recordatorio: vivimos en el miedo a los Titanes y caídos en la desgracia de vivir en estas jaulas llamamos muros.

Shingeki no kyojin, también llamado el Ataque de los Titanes es un manga (con adaptación anime) actualmente en curso y sin duda una obra de acción anime.

Es, sin embargo, mucho, mucho más que un anime de acción típico. De hecho, en cierta forma podría considerarse única en su genero, posiblemente debido a la oscura sensación de crueldad y desesperanza que ahí a lo largo de toda la obra, hay puntos brillantes, si, pero son la excepción y no la norma. Es quizás el conflicto más brutal, sangriento, oscuro, desesperado y deprimente que he visto en un anime y quizás en cualquier medio.

La historia se ambienta en un mundo, donde hace aproximadamente 100 años aparecieron los titanes, criaturas humanoides que en general parecen burlas deformes de los seres humanos, rápidamente la humanidad fue devorada hasta el borde de la extinción. Los únicos supervivientes viven en un gran territorio, completamente rodeado por una inmensa muralla, al mismo tiempo su prisión y salvación, mas allá solo hay titanes y se considera básicamente un suicidio ir mas allá de la muralla.

Desde el tiempo que todos pueden recordar las murallas mantuvieron a raya a los titanes, entonces un día, sin explicación alguna un Titán Colosal, el mas grande jamás visto, apareció de la nada e hizo una brecha en la muralla. Los titanes menores entraron y la humanidad perdió un tercio de su territorio teniendo que retirarse tras otras murallas.

Tras ver lo horrible de la muerte a manos de un titán, Eren Jaeger, el protagonista decide unirse al ejercito, jurando que exterminara a todos los titanes del mundo, junto a él están su hermana adoptiva Mikasa Ackerman y su mejor amigo Armin Arlert.

Parece un comienzo simple y trillado, pero hay mucho, mucho mas en esta serie, los titanes son enemigos horribles, burlas de pesadilla de los humanos que no mueren con facilidad, son de hecho muy, muy difíciles de matar, terriblemente rápidos para su tamaño y absolutamente carentes de cualquier tipo de inteligencia o instinto de conservación da igual cuantos mates, solo vienen mas.

Porque los titanes parecen tener un solo objetivo en su existencia y este es comer humanos, nada mas. No hay muertes limpias o heroicas en esta serie solo gente que muere comida literalmente viva, mientras grita, o hechos pedazos a mordiscos. No existe la gloria ni heroísmo alguno en esta lucha por la supervivencia, tan solo lucha, sangre y muertes espantosas y horribles. Quien tenga problemas con la violencia explicita debería mantenerse alejado de esta serie.

Esta es la historia de la más espantosa y desesperada de las guerras y de como aquellos que la libran deben lidiar con una situación de pesadilla que llevaría a cualquiera a la locura. El como los personajes, todos ellos falibles e imperfectos, lidian con ello es uno de los mas importantes temas de la serie, no encontramos clásicos protagonistas heroicos aquí, todos y cada uno de los personajes que aparecen en la serie tienen en una u otra forma problemas o trastornos, a veces francamente preocupantes, el autor no se recrea en ello es solo lo que tal situación de pesadilla produce en aquellos involucrados en ella.

E incluso frente a la amenaza de los titanes los humanos siguen tan divididos como siempre e igualmente propensos a las luchas internas. Es una serie cínica, pero a veces, el valor, la honestidad, el compañerismo y la voluntad pueden mejorar las cosas; pero solo pensando cuidadosamente, estando dispuestos a hacer sacrificios y actuado con la mayor de las precauciones. No hay segundas oportunidades.

Nadie sabe nada de los titanes, por qué hacen lo que hacen, de dónde vienen, cómo funcionan y esa ignorancia solo aumenta la atmósfera de desesperación que envuelve la guerra contra un enemigo, del que apenas se sabe nada, incluso tras 100 años.

La serie sin embargo no es ni mucho menos estática, ni repetitiva, cada cierto tiempo, algo cambia o se descubre algo que hace que tanto los personajes como los espectadores se replanteen todo lo que creían saber y que cuanto más se sabe más misterios se plantean. A diferencia de otras series debo que decir ninguno de estos giros de la trama o las revelaciones me parecieron forzados, para mi todos tuvieron sentido y en casi todos los casos hubo pistas de lo que estaba por venir; no por ello fáciles de adivinar.

Visualmente el manga es malo, el dibujo empieza siendo horrible, mejora con el paso del tiempo sin duda, pero he visto dibujos mucho mejores. El anime, que si bien no he visto me han dicho esta tan avanzado como el manga, tiene un dibujo enormemente superior, así que por una vez no puedo recomendar el manga sobre el anime; en cualquiera de los dos casos, vale totalmente la pena.

En resumen: Tanto como me gustó Sword Art Online, Shingeki no kyojin me ha gustado mucho mas una historia oscura, desgarradora, cruel e implacable; y por eso los momentos de triunfo, esperanza, amistad y camaradería tienen una fuerza emotiva como rara vez he visto en cualquier otra serie y lo es porque el triunfo no es la rutina o el estado por defecto, es algo precioso que solo se logra con la mayor de las dificultades y en esos momentos, sientes, al igual que los personajes una verdadera sensación de logro genuino, de que realmente algo se ha conseguido. Para todos aquellos que tengan estomago para ver muertes explicitas y horribles les recomiendo esta serie sin duda alguna, sea en manga o anime, es ya mi segundo manga/anime favorito.

Tan solo detrás de Berserk, y quizás, dependiendo de cómo siga la historia pueda incluso superarle, lo que viniendo de mi es el mayor halago que un manga jamás recibirá, berserker ha sido siempre mi anime favorito.