Que las revistas de rol tuvieron su auge y decadencia, como los dinosaurios, es un hecho. Que han sido un gran ausente del panorama rolero es otro. Que una de las noticias más sonadas en el mundillo internetero ha sido la intención de publicar una nueva revista de rol (¡en papel, como las de antes, como leían nuestros abuelos!) es otro hecho que necesita poca explicación.

Yo no estoy aquí para cantar las bondades de esta revista (que no las sé) ni para acusar de pajilleros góticos a nadie, eso ya está hecho. Yo lo único que hago es reflexionar en este pequeño espacio personal sobre si lo que necesita ahora el rol es una revista de rol (¿aún no tiene nombre, verdad?).

Está claro que para algunos la respuesta es obvia y por eso están ahi en verkami gritando un sonoro y contundente “Take my money!” pero no es menos cierto que puede dudarse un poco de ello y es lo que pretendo hacer.

Lo primero para opinar de si es necesaria es responder a la pregunta más obvia: ¿qué contenidos tendrá esta revista? Esto es sencillo de responder pues desde un principio dejaron claro que iba a tener dentro. Material jugable, única y exclusivamente material jugable, aventuras y ayudas de juego. Nada de reseñas o teorías del rol, nada de lecciones magistrales sobre como tenemos que hacer las cosas o lo mal que las estábamos haciendo hasta el momento.

A simple vista esto es bueno (no dudeis que a alguno le va a parecer mal pues nunca llueve a gusto de todos), dicho de otro modo, entiendo el planteamiento y veo sus virtudes. ¿Pero no podemos encontrar aventuras a puñados en internet? Claro, esto está hecho con cierta calidad, se ha buscado a gente que sepa lo que hace y además se les paga, esto es un detalle interesante para valorar esta revista como tal y no un simple fanzine con aires de grandeza. Destila cierta profesionalidad que me gusta pero en serio… ¿no podría ofrecerse todo esto a través de internet? El coste de impresión podría invertirse en obtener más material o pagar mejor a los escritores. De acuerdo, tendrias que imprimir lo que fueses a usar pero dado que no necesariamente iban a ser las 60 páginas de la revista no creo que ese coste sea demasiado elevado.

Y esta es la clave que creo que hay que considerar… ¿que aporta el formato en papel sobre uno digital?

En mi opinión (y es solo eso, insisto porque hay gente que le cuesta pillarlo) si las revistas no van a ser distribuidas a través de tiendas no aporta nada. Vamos a recibirla en casa y será lo mismo que si nos hubieran dado un pdf pero lo leeremos en el sofa en vez de delante del PC. En el fondo no cambia nada. La revista no llegaría a más gente que la que participó en el crowdfunding, no se implica la las tiendas en su difusión ni se hace nada por salir de un pequeño nicho a otro mayor. Obviamente estas pequeñas ventajas que podría tenerse si se difundiera a tiendas no es facil de lograr… distribuir una revista como esta de pequeña tirada a tiendas pasa por hacer lo que se ha hecho: intentar captarlos en el CF con descuentos y publicidad (como se hace siempre, de hecho). Esto no lo hace llegar a todas partes a nivel nacional pero creo que ese sería un objetivo imposible.

Admito que el hecho de ofrecer un precio bastante razonable por el PDF (2 €) me resulta tentador. Va bastante en la línea de lo que yo sugiero y permite escoger a cada uno su formato preferido… vale, vale, parece que han pensado en ello los mismos cinco minutos que lo he hecho yo.

No quiero dejar pasar el hecho de que todo el proyecto sea colaborativo y que participar de él signifique convertirse en socio. es digno de mención que esto puede implicar, llegado el caso, que se decida la salida de su creador del control de la revista. Quizás esto se nos haga raro… estamos más acostumbrados a que en España la gente solo quiera perpetuarse en el poder, ya sea en el gobierno, en empresas o en asociaciones de rol creadas para el autobombo y la idolatría (seguro que todos conocéis alguna).

Lo cierto es que a pesar de todas mis objeciones, pues creo que se trata de un proyecto muy arriesgado y con una viabilidad económica terriblemente dudosa,  es digno de elogio el atreverse a ello. Aunque claro, el CF es lo que tiene, elimina riesgos al recaudar previamente las cantidades necesarias. Eh, yo tampoco lo haría de otro modo, para que mentir. Los riesgos en cualquier caso son elevados y ni siquiera el CF evita que este proyecto se quede en un primer pistoletazo si las tiendas y anunciantes no ven beneficio alguno en distribuir y participar de un proyecto como este.

Volviendo la vista atrás (o arriba) veo que abro este artículo de opinión con una pregunta… ¿necesitamos una revista de rol? La respuesta depende de lo que queramos que sea esta afición. Sí queremos abrirnos, si queremos profesionalizarnos, si queremos normalizarnos y llegar de nuevo al mercado común, a relacionarnos con gente que no entra en esto con un rito iniciativo sectario… es posible que la respuesta sea sí.