Desde hace un tiempo (no sabría precisar, no estoy atento a fechar cada comentario que ojeo, lo lamento) vengo viendo repetidos varios comentarios que si bien no tratan del mismo tema si que me parecen que son elementos relacionados. Lejos de sentar cátedra sobre el asunto quiero aprovechar para verter mi opinión al oceano que es internet, para que pueda perderse a gusto, pero sobre todo porque es bastante diferente a casi todas las que me topo. Me siento poco representado en esos comentarios, pero además es que algunos ni siquiera los entiendo, así aprovecho y pongo en orden mis pensamientos a ver si alcanzo una cierta lucidez.

La primera opinión que empieza a repetirse como un mantra en las redes que frecuento es que ahora (no se si eso significa en este año o en los últimos diez) se publican muchos básicos que no reciben suplementos, que son juegos que “nacen muertos” pues no tienen atención por parte de sus creadores o editores. Y me tiene sinceramente desconcertado. De antemano queda dicho que no estoy especialmente interesado en saber todo lo que se publica y es posible que me esté perdiendo parte del asunto, pero desde mi perspectiva estos casos no son, ni de lejos, tan frecuentes como parece dar a entender el tono de los distintos comentarios que he captado aquí y allá.

Si hablamos de juegos recientes, sin ir más lejos Walküreha recibido un suplemento impreso de más de cien páginas (Mondblindheit) y dos suplementos en PDF (Absinthium y Modextraktion). Todo esto es material oficial y no faltan las aventuras que aprovechan su licencia CC, que no por venir de otras fuentes dejan de ser material de la línea, como por ejemplo Legado Envenenado (en pdf) o Almandoz 1940 (en papel). Se que la Puerta de Ishtar ha publicado suplementos aunque no me atrevería a señalar cuantos.

En los últimos años Z-Corps e Yggdrasill, por ser lineas que conozco bien, han publicado varios suplementos para cada uno de ellos a un ritmo razonable. A contar: 8 semanas más tarde, Undead on Arrival, Los 9 mundos, Los reyes del mar, Uppsala y elementos como los cuadernos y la pantalla para ambos juegos. Incluso una edición de bolsillo para Yggdrasill y una aventura.

No creo tampoco que la línea de la Marca del Este parezca muerta a nadie cuando tras la edición de sus cajas (que ya estaba más que planteada desde su inicio como una serie cerrada) se han activado los Clasicos de la Marca recientemente.

Si nos remontamos esos diez años mencionados antes incluso el juego con peor fama en la red rolera, Anima Beyond Fantasy, a pesar de ser publicado a un ritmo lentisimo que desespera a muchos fans hasta el momento ha logrado publicar un manual al año para un total de seis suplementos de reglas y trasfondo, varias impresiones (corregidas) del básico, una segunda edición, pantalla y publicaciones varias (carpeta y cuaderno del jugador, artbook, y todas las lineas derivadas de cartas, miniaturas, libros con trasfondo utiles para el juego de rol…). En fin, un cachondeo.

No todo es perfecto, claro, sin ir más lejos Omertà se quedó descolgado de suplementos e incluso así ha visto recientemente un resurgir con un juego de cartas. Pero me permitiría a mi mismo dudar que esta linea “naciese muerta”, es decir, con la intención de no ver publicado ningún suplemento, sino que fueron otras las circunstancias las que ocasionaron este hecho. Pero por supuesto no tengo ni idea de lo que pasa por la cabeza de ningún editor ni en las entrañas de una editorial. Yo solo soy un aficionado más, me temo.

Como digo, no niego que este hecho exista, pero desde mi perspectiva esa abundancia de casos me resulta desconocida, puede que el fallo esté en el alcance de mi vista. Como siempre agradeceré si alguien me señala mi error y resulta que sí, que se publican docenas de lineas muertas con la intención de vender un manual y olvidarse de la gente que te lo compró.

Esto enlaza en cierta medida con la segunda opinión que he visto repetirse en algunas ocasiones y es que los juegos actuales carecen de una linea de suplementos que sustente su metatrama, ampliando lo que se sabe del mundo y sus personajes, generando esa sensación de mundo vivo y en cambio. Como veis esta cuestión de la metatrama y los suplementos es parecida pero bien diferente. Una cosa es mantener viva la publicación o la linea de juego a nivel editorial y otra mantener en evolución y desarrollo el mundo de juego, pero obviamente pueden existir conexiones entre hacer una cosa y la otra.

En este punto no voy a discutir si es cierto o no la cuestión de que esta tendencia exista o no. Me parece cierto en lineas generales que lo que era muy común en los 90 y la primera decada del 2000 ya no es una tendencia. La infame metatrama de Vampiro que posibilitó vender varias ediciones del mismo juego cambiando cuatro cosas de la metatrama, la progresión de historia sustentada por los torneos de la Leyenda de los Cinco Anillos son para mi los ejemplos más obvios de como este elemento afectaba negativamente al juego… pero no dudo que la metatrama y su evolución es algo deseado y añorado por parte de la afición. Esto no me parece malo ni bueno, pero me apetecía aprovechar para clarificar mi postura al respecto pues tambien habla un poco de las lineas de suplementos (al margen de las metatramas).

Nunca me gustó la metatrama en ningú juego. En mi experiencia solo me proporcionó discusiones con Directores de Juego obtusos que eran incapaces de dejar que en sus partidas sucediese nada que “invalidase” la metatrama oficial, partidas decepcionantes y resoplidos de hastío ante la gente que se quejaba de que al carecer de datos oficiales “no podían” hacer esto o aquello en sus partidas. Con esta postura tan negativa al respecto cualquier podrá entender mi sorpresa y perpeljidad cuando la gente reclama este tipo de lineas en los juegos actuales.

Mi visión ideal de las lineas de suplementos no pasa por ampliar o alterar la metatrama aunque lo tolero siempre que no invalide material publicado anteriormente (sí, Vampiro, te miro a ti y a tus clanes que aparecen y desaparecen) sino que amplian lo que el juego tiene que ofrecer, ya sea a nivel de reglas o de ambientación. No siento ningun necesidad de que me digan que hacen los personajes molones de sus mundos para que mis historias giren a su alrededor y tenga que escuchar cosas como “no, no puedes matarlo porque dentro de un año hará esto o lo otro” o que no pueden seguir la partida sin el nuevo suplemento porque podría contradecir lo que pasará “oficialmente”.

No quiero dejar pasar que otra cosa que escuché mencionar por última vez a alguno de los hermanos de la Espada Negra (lo siento, no recuerdo quien) es que un juego está vivo no por sus publicaciones sino por el uso que los jugadores hacen de él. Y digo por última vez porque es algo ya dicho por más gente y con lo que no podría estar más de acuerdo. No importa si un juego solo tiene un manual básico y nunca más se sabe de su autor, si el juego está siendo jugado y es disfrutado por una afición ese juego estará vivo. Por supuesto el poder contar con suplementos o la atención de sus creadores es estupendo (y casi vital para que esa situación dure) pero no es determinante. Volviendo a mi juego fetiche y odiado por tantos, Anima Beyond Fantasy tenía una afición muy viva respaldada por la magnifica atención que su autor le dedicaba a este juego en el foro oficial (de hecho, no hace falta tanta atención, el pobre no creo que durmiera mucho) pero su ausencia ha repercutido negativamente en la actividad de la afición en ese mismo lugar. Obviamente no se puede exigir a un autor que este a cualquier hora, día o noche, dispuesto a responder preguntas sobre las reglas o el trasfondo, no es eso lo que sugiero. Supongo que se entendía, pero no está de más dejarlo claro.

Como anunciaba al principio del artículo no se trataba de rebatir ninguna opinión sino de exponer la propia y matizar mis pensamientos sobre las opiniones vertidas por otros, por si a alguien le interesaba.

Como aclaración final, si hablo de estos juegos y no otros no es por sesgar el asunto o por oscuros intereses. Supongo que me expongo absurdamente a que se piense algo así, pero sencillamente me guío por lo que hay en mi estanteria y lo que conozco. Me es imposible remitirme a juegos o publicaciones de las que no estoy al tanto, y como he dicho es posible que eso me haga tener una percepción erronea de esta situación, pero eso está muy lejos de querer manipular los hechos o de cualquier otra cosa que se le pase a nadie por la cabeza. Que, al parecer, ya todo hay que decirlo.