Trece era el nombre de “una heroína” dotada con la capacidad de provocar mala suerte a su alrededor (al más puro estilo de Gata Negra, sí). Más adelante descubriría algún otro poder, como su sentido del peligro y unas excepcionales dotes atléticas, pero su poder de mala suerte era su sello y de este modo decidió nombrarse (casi al final de la partida por cierto, con lo que en realidad nadie llegó a llamarla así) a si misma como Trece, o Jane Trece. Como nota, el personaje fue creado originalmente con Superheroes Inc. siendo sus poderes y problemas completamente al azar, aunque más tarde la partida pasó a emplear M&M, momento en el cual intenté trasladar todos los elementos del personaje a dicho sistema, incluso los que no eran muy buenos para él xD

Ah, sí, digo él porque esta “heroína” era en realidad un estudiante de instituto llamado Joel Fleishmann, un friki  o nerd, o lo que os guste más, el típico bromista que busca integrarse mediante los chistes pero que nunca lo logra y que cuando descubre que es un mutante se lleva el chasco de que estos poderes incluyen el cambiar su cuerpo por el de una mujer para poder hacer uso de ellos (salvo su sentido del peligro, que afortunadamente le mantenía vivo en ambas formas).

La historia del personaje como veis era sencilla, tanto que cuando comenzó la campaña se resumió en un simple párrafo.

Joel procede de una familia judia muy tradicional y cerrada, un autentico agobio… es un chaval desgarbado y tímido, incapaz de pedir una cita a una chica o de hablar en público… siempre que sea en serio, claro. Cuando el primer chiste hizo reir a unos pocos comenzó a dejarlos caer con más frecuencia, hasta que ya no sabe decir las cosas de otro modo… nadie le escucha sino lo que dice no es un chiste, y total, ni siquiera recuerdan su nombre. En un estudiante mediocre, uno más de la masa de la que nunca habría salido, no es ni feo ni guapo, un chico poco llamativo al que se le da mal relacionarse o destacar… va a todas partes con su bici, un mp3 con musica de cine y cara de andar pensando en su proxima partida de rol.

Así que Jane XIII era la autentica heroína y encima ligaba más con las chicas que el propio Joel que se descubrió formando consigo mismo un inquietante triangulo amoroso con una superheroína de origen francés mientras descubría sus poderes mutantes y era entrenado en el combate por una voluptuosa ninja californiana de nombre Mikado.

Y no solo eso, Jane era una preciosidad, seductora, con don de gentes y capacidad de liderazgo… todo lo que Joel no era y siempre quiso ser. La frustración de Joel le llevó casi a la locura, pues aunque anhelaba los poderes de Jane le espantaba lo que le hacía a su psique el continuo cambio de sexo, tanto fue así que durante semanas perdió por completo el control sobre el cambio de cuerpo, lo que le generó muchos problemas sobre todo en casa, con un padre muy tradicional, pilar de la comunidad judía y con Hannah, una hermana universitaria que disfrutaba haciéndole la vida imposible a su hermanito pequeño.

Y es que definitivamente no es sencillo ser un un ninja judio mutante cambiaforma adolescente.

View this document on Scribd