Semielfa, Bardo, Nivel 1

Personaje creado por Lessa, autora de algunos artículos de este blog y mi sufrida master en varias partidas y campañas ^^

 

– He vuelto. – dice en alto una voz dulce y optimista al entrar en la famosa herrería “El roble y el yunque”, herrería llevada por su madre adoptiva, la trabajadora y amable enana (insertar nombre), – Illea, ¿Cómo ha ido todo? ¿Puedes traerme del segundo armario la espada con dos gemas azules, que he de repararla? – la aclama una voz fuerte desde la forja que está en una habitación trasera, digna de una enana que en su momento fue una famosa aventurera, antes de retirarse cuando su antigua compañía se disolvió. Illea asintió y abrió la puerta – Ha ido bien, como siempre, les han gustado los pasteles que les he llevado y me han dado algunas monedas. – dijo la joven con calma mientras sacaba de su escondite las llaves de los armarios, mientras otra voz, de un Gryx joven, seguro de si mismo añadía. – No se si es una buena idea.. –

Pero antes de que la enana pudiese replanteárselo, se escuchó el ruido de algo caerse, y un gemido de dolor en la habitación delantera, el Gryx negó con la cabeza y dejó la espada que estaba afilando y fue a ver que había ocurrido, de modo que se encontró con la semielfa en el suelo, y la espada tirada a escasos centímetros de ella, de modo que le había hecho un corte en la pierna, suspiró, como diciendo, “Que voy a hacer con esta mujer..” mientras se agachó y ojeo el corte que ella se miraba mientras se sujetaba la pierna. – Yo.. yo.. – intentó decir la semielfa, pero el la cortó sin reparos. – Tu tenías la cabeza en otra cosa, para variar. – Dijo mientras la cogía en brazos y la llevaba hacia la forja donde tenían las gasas y el alcohol para las heridas.

Illea Darillien, o Illea Puñodeacero “Flor de primavera” que es como la conocen en la ciudad, ya que lleva el apellido de su madre adoptiva, nació en Toros, su madre, la capitana Riena Fareth, una mujer de armas, temperamental, y con una sangre fría admirada por todos los de su alrededor, la entregó a su única amiga de confianza, la enana con la que se había lanzado en sus primeras aventuras y había empuñado sus primeras armas cuando nació, pues sabía, que un bebe de apariencia frágil, que además si era descubierto por la familia de su antiguo amante seguramente estaría en peligro, poco sitio tenía en una ciudad de guerra como esa, de modo que pese a que no quería, no tuvo mas remedio que partir hacia D– y dejarla allí.

Pese a que Eria Puñodeacero  no había tenido hijos, era una mujer honorable y sabía perfectamente el peligro que corría la pequeña, y hacía ya un tiempo que había abierto un negocio que marchaba bien, así que se la quedó a su cargo, la educo lo mejor posible, e Illea creció, frágil por un lado, aunque fuerte de espíritu y vitalidad, con un optimismo innato e inquebrantable, era una joven que solía caer bien a su alrededor, tenía un don, un encanto personal para ganarse el corazón de los demás, aunque a … le preocupaba el hecho de que no podría heredar la forja,y de que la torpeza innata de la joven le impidiese ejercer algún oficio, aunque había demostrado talento con los poderes arcanos, seguramente heredados de su ascendencia élfica.

Pero cuando Illea tenía nueve años, paso algo insólito, un Gryx muy joven, cuyo nombre era Daren Karstark, de unos once años, apareció en la ciudad, solo, no se sabe si habían masacrado a su clan, o si había tenido que marcharse, Illea solo recuerda como entró en la forja pidiendo un trabajo de aprendiz, y dado que si por algo era conocida la enana era por su buen corazón, aparte de por sus rudos modales, acogió al muchacho y le dio un trabajo, le educó junto a ella como si de sus hijos se tratasen, y pese a que Illea era nula en herrería el Gryx había demostrado habilidad y maña, de modo que el sería quien heredase el negocio, aparte de que enseguida se encariño con la semielfa y siempre la trató como si de una hermana pequeña se tratase, le enseño a pelear, y a defenderse, junto con — y pese a que a los dos les costó una eternidad, al final consiguieron que ella aprendiese a usar una espada, aunque extrañamente aprendió a usar el arco con algo mas de facilidad, aunque como dijo el Gryx – Eso sin duda es una cuestión de la herencia élfica. –

Illea no sabe nada sobre sus padres, le han dicho que están muertos, y pese a que su madre siempre que tiene un descanso o algún encargo por la zona, se pasa por allí, llevándole un caro regalo, ella la conoce como su tía Rienia, antigua amiga de su madre adoptiva, poco sabe sobre que esa mujer que la suele visitar es su madre, y que su padre, sigue vivo y coleando, y es uno de los lugartenientes de Tharas D’N, que estuvo a punto de renegar de su familia noble élfica por culpa de una mujer humana de la que se enamoró pero que después, llevado por una sensación de responsabilidad familiar con el gran líder cambió de idea, haciendo que por seguridad de la pequeña la mujer la dejase con su amiga de confianza.

Illea, ha crecido en la ignorancia referente a todo esto, y dado que con la edad no parece centrarse, pese a que varias veces se han planteado decírselo, temen que sea incapaz de aceptarlo, así que simplemente entre todos, la cuidan lo mejor que pueden, mientras ella va haciendo, poco a poco, algo productivo con su vida, ayudando en la herrería, atendiendo sobre todo a los clientes que vienen a dejar encargos haciendo que se vayan siempre con una sonrisa, y como cocinera, uno de los talentos innatos que parece tener, haciendo pasteles y tartas y vendiéndoselas a las tabernas de la ciudad, donde es conocida su habilidad para la cocina, y donde son siempre bien recibidos, aunque más de una vez, ha regresado sin dinero o con menos lo de esperado ya que ha dejado comida a niños huérfanos o gente que estuviese en la taberna con mala cara.

View this document on Scribd