Siempre me ha gustado la ciencia ficción aunque curiosamente no es el género que más he leido. No hace mucho me leí de una sentada la trilogía de Meldivén, releí compulsivamente todas las obras de Fundación y alguna cosita más de este campo. Cuando supe de esta obra me llamó la atención, es cierto, me planteé adquirirla pero por unas y por otras no llegué a hacerlo, y como no suelo reseñar cosas que no he leido/visto/jugado pues no la mencioné pero ahora veo que ofrecen el PDF a aquellos blogs que hagan una reseñita y claro, aprovecho y lo menciono. Estaría feo decir que lo hago por altruismo pero lo cierto es que quizás con otro título no me habría molestado pero a esta rara avis le tenía ganas. Y por supuesto cuando devore este PDF habrá segunda parte de esta reseña ^^con puntuación y esas cosas.

Os dejo la ficha del libro, por cierto.

El letargo del pajaro de fuegoEl letargo del pájaro de fuego
Autora: Laura S.B.
Editorial: Kelonia Editorial
Portada: Laura S.B.
Presentación: Elia Barceló
Colección: Kelonia Ficción
Nº páginas: 293
ISBN: 978-84-939945-3-2
PVP: 14,95 €
Web editorial
Web autora

Sinopsis: Un virus desconocido amenaza con sumir en coma a los habitantes del planeta Arkadia. La doctora Aldrim, eminente científica de la galaxia, vuelve a su planeta natal para enfrentarse a la epidemia y despertar a sus compatriotas. A pesar de su inmunidad diplomática se verá sometida por el totalitarismo militarista arkaniano, que la aislará en una base militar para que encuentre una cura junto con su equipo médico y la ayuda de una niña inmune.

Mientras tanto, fuera de la seguridad de la base, la epidemia se extiende y acompañará a Labam, un empleado del estado que después de ser despedido será expulsado por la ley y confinado en la Ciudad Vieja, una gigantesca cárcel donde malviven los desahuciados y desheredados de Servan.
“A través de las páginas, los lectores amantes del género descubrirán, encantados, reflejos de viejos conocidos, de situaciones y localizaciones que nos traen a la memoria imágenes ya clásicas, que despiertan ecos de otras obras (La amenaza de Andrómeda, Soy leyenda, Cell, Rescate en Nueva York…) porque, como todo narrador que se respete, Laura sabe que cada escritor pone un peldaño más en una larga escalera cuyo comienzo se pierde abajo en las profundidades y cuyo final está aún por hacer”.