Cuando ves la ilustración de la tapa, tienes el libro en tus manos y piensas en los años de espera te late el corazón pensando que por fín has conseguido el LIBRO, el ejemplar que va a desencadenar todo lo que ha estado latente en los anteriores, que va estar lleno de acción trepidante con guerras, con dragones y batallas.

Pues no.

Es un libro de transición y posicionamiento, donde los dragones aparecen mas bien poco y además la mayoría de personajes dan vueltas en un punto como una peonza. Pocas cosas evolucionan y muy en segunda linea, y para colmo el libro te deja un fuerte regusto a inacabado al dejar muchas tramas propias sin terminar. Creo que se pueden dejar cosas abiertas para siguientes libros pero lo que no es correcto es dejar los hilos de historia de la propia novela a medio hacer.

El libro tiene a los personajes mas queridos por los fans, algunos simplemente mueven ficha contra las amenzas que se supone que vienen como Jon y otros simplemente giran sobre sí mismos como una peonza como Daenerys o Tyrion, esperando al momento propicio temporal para situarse. Es como si al pasar seis libros que iban a ser al principio a siete que son al final Martin no supiera que hacer con alguna gente en ese vacío temporal que se crea, de modo que para satisfacer a sus fans llena páginas de nada, lo cual tampoco, a mi parecer, resulta ser la mejor solución. Ya que transformar a mi personaje favorito en Cersei II para tenerlo en un rincón sin molestar al resto de tramas es algo muy chapucero. Por no hablar del tiempo que se dedica a hablar de Ramsay Bolton y de la miseria de las Ciudades Libres con, seguramente, la intención de crear un halo efectista de oscuridad que impacte al lector aunque los sucesos ocurran al ritmo de la creación de las cordilleras.

Tampoco es que digamos que la novela sea de mala calidad, mas bien es que resulta decepcionante. Se lee bien pero el principio es lento, como todos los principios, y hasta mitad de libro los personajes no comienzan a mover sus piezas en el tablero y se vuelve mas adictivo, hasta que de golpe se termina todo dejando las cosas a la mitad. Al libro le faltan mas o menos 300 páginas más donde se resuelva todo pero supongo que pretendía dejar en vilo a la gente prometiendo un sexto libro repleto de acción.

Que queréis que os diga… yo ya no me creo nada.

Y lo siento mucho por todos los que pagaron 38-46 euros por el libro mas flojo de la saga con toda su ilusión. Después de haberlo leido creo que la broma del precio de Gigamesh es de peor gusto todavía.